Catalá   Française   Galego   English   Portuguese

Bibliografía

Nunca miras mis manos

Corina Jacoby nunca ha sido feliz. Como mucho a retazos, a instantes. Creció rodeada de falsas dignidades, de miedos, pensando que sentir como ella lo hace era pecado. Sin embargo, siempre creyó que en algún lugar existía ese hombre que le haría vibrar hasta el tuétano con la pasión que bulle constantemente en su interior.

Un día, sin convicción alguna, más bien por tedio, entró en un chat. Allí estaba a gusto, porque podía ser ella misma, expresar sus sentimientos y sus anhelos. Entonces aparece Fohn, un hombre calmo con nombre de viento del norte, violento y devastador. Palabra a palabra, fue enamorándose de él. Nadie nunca le había hablado de amor con aquellas palabras y jamás ella había sentido algo semejante por ningún hombre. Con el tiempo, el chat se volvió insuficiente. Necesitaban verse. La cita fue en Portugal, donde Fohn, un escritor consagrado con fama de seductor, debía hacer unos reportajes.

Cuando se vieron, la pasión los unió de inmediato con una fuerza tan sobrecogedora que casi les hace sucumbir. Finalmente Corina vivirá una pasión con toda la virulencia de sus emociones a flor de piel, y experimentará el poder inmenso de la palabra, de la magia, del amor. Ella siempre creyó en la vida, y aquí está su historia para probar que esa fe es irrenunciable.

“- ...Si continúas hablándome así, escribiéndome esas cosas, me enamoraré de ti.
- Bien, enamórate de mi, hazlo, pero, por favor, no tardes."


Editorial Grijalbo 2003

Susana Pérez-Alonso
Ginebra Reina
Melania Jacoby
Corina Jacoby